Tipos de logotipos

Dice la RAE que un logotipo es un símbolo gráfico peculiar de una empresa, conmemoración, marca o producto.

Con esta representación gráfica se busca asociar un producto o servicio a una imagen sencilla, adaptable, legible y original, y distinguirlo del resto de empresas del sector.

Lo que no todo el mundo sabe es que, en función de las partes que lo compongan, existen distintos tipos de representación gráfica de la marca:

Logotipo

Un logotipo es, por definición, la parte legible de la marca. Es decir, que hablaremos de logotipo como tal cuando el nombre mostrado no vaya acompañado de ningún símbolo gráfico más allá de pura tipografía.

Isotipo

Con el isotipo nos vamos al extremo contrario: es la representación gráfica de la marca. Sin ningún texto que lo acompañe. Solo la figura o imagen que representa la marca.

Normalmente los isotipos forman parte de un ecosistema de branding mayor. Piensa, por ejemplo, en Nike. Muchas veces representan su marca solamente con su famoso Swooshs, y nuestra mente ya nos revela el resto. Pero también cuentan con un logotipo y, por supuesto, un imagotipo.

 

Imagotipo

Es la combinación de logotipo e isotipo. Funcionan en conjunto como una combinación de parte gráfica y parte legible, y cuentan con la ventaja de que, en la mayor parte de los casos, pueden usarse sus partes por separado, lo que le otorga una flexibilidad muy conveniente ante los distintos formatos en los que puede representarse.

Isologo

De nuevo nos encontramos con la unión de isotipo y logotipo, pero en este caso de manera inseparable. El logotipo pasa a formar parte del isotipo y no funcionan uno sin el otro. Marcas como Burguer King, Pizza Hut o BMW integran su nombre en el isotipo, logrando un resultado muy diferencial pero menos flexible.

Ahora que conoces las diferencias, ¿cuál crees que le vendría mejor a tu marca?

 

¿Te ayudamos?