Psicología del color

El color nos rodea y es un factor que damos por hecho. Hasta tal punto que afecta de manera directa a nuestras emociones sin que siquiera nos demos cuenta de que está ahí. Por eso las salas de espera de las consultas médicas suelen tener un color blanco o verde pastel. ¿Te imaginas esperar tu turno en el dentista en una sala pintada de rojo brillante?

La percepción que tenemos de los colores se debe a una suma de factores: cuestiones culturales, nuestra propia experiencia personal  y el uso que se hace de ellos tradicionalmente (por ejemplo, el verde se asocia a lo correcto y el rojo a peligro por su uso en los semáforos)

El efecto de los colores en nuestro estado mental es, por tanto, subjetivo, y depende de la tonalidad concreta, la saturación, la luminosidad… Sin embargo, el estudio de la psicología del color ha detectado ciertas emociones y sentimientos que cada color trasmite de manera generalizada:

Blanco

Se asocia con la luz, el bien, la pureza y la inocencia. No es casualidad que la paloma blanca sea el símbolo de la paz, y la bandera blanca el de la tregua.

Trasmite seguridad y pureza.

Algunas marcas que lo usan en su logo son Apple y Swarovski

Negro

En el otro extremo, el negro se asocia con la oscuridad, lo desconocido e incluso la muerte (al menos en nuestra cultura). Sin embargo también representa la formalidad, la elegancia y el lujo. De ahí que numerosas marcas de moda como Channel o Gucci lo hayan elegido como color principal

Amarillo

El color del sol. Trasmite alegría, optimismoy felicidad. Es el color ideal para representar marcas o productos dirigidos a niños o del sector del ocio, tales como Chupa-chups, McDonalds o Snap-chat

Rojo

Recuerda a la sangre y el fuego, lo que lo asocia a ideas de pasión, amor, fuerza y riesgo. Atrae la atención de la vista, por lo que es ideal para estimular acciones rápidas. Muchas marcas relacionadas con el motor y el deporte usan el rojo en sus logotipos, como Red Bull, Mitsubishi o Puma

Verde

El color del campo y la naturaleza, y por tanto del crecimiento, la fertilidad, la frescura y la harmonía. Es el color más relajante para el ojo humano, lo que lo hace ideal para marcas que buscan trasmitir equilibrio o promocionar productos ecológicos. Es el caso de Greenpeace o Starbucks

Azul

Como el mar azul. Produce un efecto calmante y trasmite seguridad. Muchos bancos y hospitales (y Facebook) lo usan para evocar confianza a sus clientes. Por ejemplo BBVA o PayPal

 

 

 

 

A la hora de aplicarlo a una marca, el color es una herramienta muy potente para trasmitir esas sensaciones que buscamos comunicar. Puede suponer un apoyo muy importante para comunicar nuestra esencia.

 

¿Cuál crees que representa mejor tu marca?