Presume de principios

Lo hemos dejado claro varias veces: las marcas deben abanderarse de su propia personalidad, y eso incluye los principios y causas que apoya y en los que se implica.

Además, en la sociedad de la información en la que vivimos las personas son cada vez más conscientes de los problemas ambientales, sociales y de igualdad, y eligen consumir marcas que están alineadas con sus propios intereses ideológicos.

Hasta aquí todo bien. El problema viene cuando el compromiso empresarial se limita a cambiar el color del logotipo el 8M, o poner una bandera de colores de fondo en la foto de pefil durante el mes de junio.

Greenwashing, purplewashing y rainbowwasing (entre otros washings)

Con una sociedad tan concienciada, las grandes marcas intentan ganarse su confianza haciéndoles ver que sus principios están alineados. Casi siempre es mala idea:

El greenwashing consiste en subirse al carro de la ecología y la sostenibilidad por haber sacado un producto envasado en cartón reciclado, y omitiendo, por ejemplo, que tus materias primas hacen más kilómetros que Willy Fog antes de llegar a la cadena de producción.

Si el 8M pones en tus fotos de perfil de empresa tu logo con un lacito rosa superpuesto, pero el 90% de tu plantilla son hombres (especialmente en puestos de responsabilidad), permíteme decirte que estás haciendo purplewashing. Y está muy feo eso.

Y lo mismo si en junio todo son arcoíris y discursos vacíos en pro de la igualdad mientras que de julio a mayo eres equidistante ante las injusticias sociales. Rainbowwashing de manual.

 
 

Entonces, ¿cuándo debes sacar pecho de tus principios?

TODO EL AÑO. Pero ojo: solo cuando sean tus principios genuinos y tus prácticas empresariales actúen de algún modo en pro de esos principios, ya sea desde la igualdad en tu equipo humano, o porque priorices que tus productos sean más respetuosos con el medioambiente aunque eso implique un beneficio menor.

El problema es que en fechas señaladas, demasiadas empresas se suben al carro, y los consumidores están con la lupa en la mano investigando si realmente se trata de marcas comprometidas o es otra campaña de marketing vacía de contenido.

 

En conclusión: presume de principios siempre, son algo que te define como empresa, pero no saques el altavoz el día del medioambiente, o de la mujer o del orgullo, porque generarás desconfianza. Se transparente con tus acciones y apoya genuinamente las causas que te parezcan justas.

El resto vendrá solo.

 
 

Algunos casos flagrantes

En 2020 Starbucks anunció una nueva tapa para sus bebidas sin agujero para las pajitas con el fin de evitar el uso de plásticos desechables. Sin embargo, no hizo falta investigar demasiado para descubrir que las nuevas tapas usaban mayor cantidad de plástico que la combinación de tapa y pajitas anteriores. Pura fachada.

Lo mismo le pasó a McDonalds, que decidió cambiar las pajitas de plástico por otras de papel. Lo que no dijeron es que no eran recicladas ni reciclables, por lo que su producción implicaba la tala indiscriminada de árboles.

 

Ojalá hubiese una forma de beber directamente del vaso…

No ensucies la imagen de tu marca con campañas simples y vacías. Podemos ayudarte a mostrar los principios y valores de tu marca de una forma realista y que realmente te ayude a conectar con tu consumidor ideal. ¡Contáctanos!

 

Ni siquiera necesitamos tu teléfono y tu email no acabará en ninguna lista de spam.

Eres más que un buen isotipo!