El Manual de Identidad Corporativa

Pongámonos en situación: ya tienes entre tus manos tu nueva imagen de marca, ¡es el momento de mimarla!

 

El manual de identidad corporativa será tu nueva biblia para garantizar el correcto uso de tu nuevo logotipo en cada comunicación que se haga. Siguiendo las indicaciones de este manual, te aseguras de que tu imagen se mantenga profesional y coherente.

Digamos que son un conjunto de reglas a seguir para que todos los colaboradores que puedan usar nuestra marca (de manera interna o externa) lo hagan de manera correcta y uniforme, y así se trasmitan correctamente los valores, rasgos y esencia que le hemos dado en su creación.

Además, este librillo puede ahorrarte mucho tiempo. No tendrás que explicar una y otra vez todas las especificaciones visuales a cumplir a cada persona que haga una comunicación para tu marca. Podrán verlo directamente en tu manual, y eso va a ahorrarte también muchas rondas de correcciones.

El manual de identidad corporativa, independientemente de lo sencillo o complejo que sea, es una herramienta extremadamente útil para cualquier marca (para ti también, sí), aunque solo sea para su uso interno. Y por supuesto, está sujeto a cambios y actualizaciones. Los contextos cambian y las marcas se adaptan.

Elementos mínimos

El contenido del manual varía mucho de una marca a otra en función de las necesidades específicas de cada una a la hora de comunicarse, pero hay ciertos elementos que deben incluirse en todos los manuales de identidad corporativa:

 

  • El logotipo: Evidentemente es la parte central del manual de marca. Es la principal representación de la misma. Además de presentar el logotipo en su versión principal, también debe indicar sus posibles versiones: versión en negativo, solo isotipo, usos sobre distintos fondos, versión responsive…
  • Paleta de colores: Además de los colores principales (los que se usan en el logo), puede que tu marca necesite colores de contraste y colores complementarios. Si la paleta es muy extensa, se debe incluir cuándo y para qué debe usarse cada color, e incluso una jerarquía para saber a cuáles se les debe dar preferencia.
  • Tipografía corporativa: Lo normal es tener una tipografía principal para títulos (que puede ser la misma que se use en el logotipo) y otra para cuerpos. Pero también puede darse que la misma tipografía vaya bien para ambos usos, o que la marca requiera de más de una tipografía para cuerpos. 
  • Elementos gráficos: Aquí se incluyen todos los elementos gráficos que puedan ser usados por la marca, y si es necesario, un conjunto de normas para que puedan crearse nuevos elementos coherentes con los ya existentes. En función de las necesidades de la marca, este capítulo del manual puede ser muy variopinto, pero es común encontrar iconos, símbolos, ilustraciones, elementos decorativos, patrones, estilos de botón digital, estilos de formulario, plantillas para redes sociales…
  • Elementos fotográficos: En caso de usar fotografías en tus composiciones de marca, es importante especificar qué criterios se deben usar para su elección. El tipo de fotografía, el estilo, los elementos que aparecen en ella (quizás sean personas, paisajes, o producto)…
  • Aplicaciones: Desde la papelería esencial de tu marca, a merchandising, uniformes, vehículos de empresa, packaging… Todos los activos de tu empresa pueden servir como elemento de comunicación y aportar valor a tu marca. ¡No lo desaproveches!

Manual de identidad corporativa vs Manual de Marca vs Manual rápido

 

Es posible que hayas oído usar indiferentemente “manual de identidad corporativa” y “manual de marca (o brandbook)”, pero no son exactamente lo mismo.

Mientras que el manual de identidad corporativa se centra exclusivamente en los aspectos gráficos de la marca, el brandbook incluye también elementos mucho más abstractos, como la voz y tono de marca, sus valores, rasgos, actitud y posicionamiento.

Por su parte, el manual rápido recoge en un documento mucho más resumido los elementos esenciales de la marca, de modo que los recursos básicos para su reproducción (logo, colores y tipografías) se pueden consultar e incluso extraer de este documento.

 

Si te apetece ver un ejemplo, puedes descargarte el Brandbook de Anémona aquí: